Nuestro Jardín

Con 22 años de experiencia, el Jardín Infantil Chicureo y sus dos sedes ”Los Tronquitos” y “Piedra Roja”,  es un espacio de niños, papás y profesionalesdonde reina la felicidad, la calidez, la naturaleza  y el interés por la formación de niños provistos de los valores y herramientas necesarios para la actualidad.

Un lugar donde abundan las ganas de conocer, crear y compartir. Este es nuestro jardín, un espacio de y para los niños donde nosotros seremos el apoyo que necesitan para poder desplegar todas sus habilidades y talentos. Permitiendo que toda esa motivación y curiosidad intrínseca en los niños encuentre su espacio y no tenga limite.

Sabemos que nuestros papás nos entregan lo más sagrado que tienen y en la etapa más importante de sus vidas. Esta entrega de confianza es nuestra base. Es lo que nos hace realizar todo lo que está en nuestras manos para responderles, educando cada área de su desarrollo y entregándoles todo el amor que necesitan en esta etapa fundamental para su formación como personas.

Somos un jardín que otorga una educación integral, abarcando con cada proyecto las dimensiones sociales, espirituales, cognitivas, físicas y creativas de nuestros niños en la etapa más importante de su desarrollo como personas.

Metodología de proyecto, pensamiento visible,  trabajo de áreas, Alfabetización inicial, desarrollo del pensamiento lógico matemático y de la ciencia, psicomotricidad e ingles inicial son parte de nuestro programa educativo.

El jardín actualmente cuenta con un equipo de 40 profesionales, dos sedes “Los tronquitos” con cuatro salas y “Piedra Roja” con 10 salas  que van desde nivel medio menor a nivel medio mayor

Contamos con dos opciones de jornada desde las 8:00 hasta las 12:30 y desde las 8:00 hasta las 15:30 y una variedad de talleres que trabajan las diferentes áreas del desarrollo.

Misión:

Queremos sembrar en nuestros niños los mejores ingredientes, para que el día de mañana sean un claro ejemplo de interés, ternura, creatividad, valor por su entorno y amor al prójimo.

Proveemos una educación integral que considera el desarrollo formativo, espiritual, académico, social y motor de los niños en la etapa más importante de su formación como personas con metodologías educativas actuales, un equipo profesional cálido y competente y una formación Católica.

En el Jardín Infantil  Chicureo, el entorno natural, la calidez del ambiente y el amor por lo que hacemos es la base de nuestro actuar.

Historia

En 1996, en una zona completamente rural nace el “Jardín Infantil Chicureo”.  Familias interesadas en una educación basada en valores, caminos de tierra, cerros y arboles eran el entorno del primer jardín Infantil de Chicureo.

El proyecto nace como un sueño de su actual directora Verónica Aguirre quien, luego de haberle dedicado su vida profesional a la educación y  formación de jardines en entornos vulnerables, decide junto a su mamá y marido formar un Jardín Infantil para la comunidad de Chicureo.

De la mano de su formación Católica y de su participación en el Movimiento Apostolico de Schoenstatt decide llevar a cabo este sueño,  el que fue iniciado con la siguiente carta de fundación:

Colina, Mayo 1995

“La idea de formar un jardín infantil nace de una historia personal. Desde muy chica lo que más me gustaba era estar rodeada de niños, buscaba siempre estar con ellos ya que al mirar sus ojos sentía que nos era fácil comunicarnos, pensaba que en su interior había un gran reflejo de Dios y que dentro de ellos estaba en germen, toda la ternura que brota desde el corazón. De verdad sentía que las experiencias de cariño más autentico y genuino estaban dadas por los momentos compartidos con ellos.
Lo que más me gustaba era sentirme en sintonía, acercarme lo más posible, a la manera de un niño, con juegos y creatividad. Ese descubrimiento me ayudó a definir que ese es El camino para formar, educar y enseñar.
Me gustaría formar un mundo de niños, papás y profesores, donde reine la felicidad. Donde el despertar signifique una gran alegría por lo que va a comenzar. Donde cada día venza el ánimo y el entusiasmo; donde reinen las ganas de vivir; las ganas de crecer; de conocer; de crear y compartir. Y que esa sea la base de nuestro actuar.
Me encantaría que este jardín fuera como un volver al pasado, pero aplicando todo lo positivo que nos ha enseñado el desarrollo de la psicología, la ciencia y la tecnología. Me gustaría vivir una fantasía hecha realidad. Donde los valores tengan el espacio principal. Donde cada niño o adulto sienta que su persona es fundamental para el desarrollo integral de la sociedad. Que nadie sienta que su presencia no es bien recibida sino que al contrario, que en este sueño, todos seamos fundamentales con nuestras fortalezas y debilidades.  Me gustaría que fuera un lugar que nos de la seguridad de poder ser espontáneos. Formando así una gran familia que se permita dar rienda suelta a sus emociones y sentimientos.
Solo así, en nuestro jardín, podremos juntar cada uno de estos granitos de arena y formar un lugar donde se siente el calor de un hogar.”

Así fue como en Marzo de 1996 se da inicio al primer año del Jardín Infantil Chicureo.

En el año 2000 los mismos apoderados del jardín promueven el proyecto de continuar con este gran sueño, dando inicio al Colegio San José de Chicureo.